Para vender o alquilar una vivienda será necesario un certificado de eficiencia energética

Desde el 1 de junio ha entrado en vigor el Real Decreto 235/2013, aprobado por el gobierno el 5 de abril, por el que se obliga a cualquier propietario de una vivienda (se excluyen locales en bruto y garajes), ya sea nueva o usada, que desee venderla o alquilarla a tener un certificado de eficiencia energética de la misma.
 
 ¿Qué es un certificado de eficiencia energética? De forma similar a la  que se estableció para los electrodomésticos una ‘etiqueta’ (de mejor a peor de la A a la G), que informa de la eficiencia energética del aparato (consumo, emisiones…), el ejecutivo pretende que los inmuebles también estén clasificados en esta materia si van a ser objetos de una venta o se van a poner en alquiler. Así el comprador o arrendatario de un inmueble sabrá si es más o menos eficiente en materia energética y, por ejemplo, se ahorrará o no un mayor porcentaje en calefacción.
¿Quién está obligado a pagar el certificado? Los propietarios de las viviendas (nuevas o de segunda mano) que pretendan vender o alquilar deberán correr con los gastos de un técnico que les facilite el mencionado certificado. Además, deberán plasmar la calificación energética obtenida en toda oferta, promoción, anuncio o publicidad dirigida a su venta o arrendamiento y registrarlo en las comunidades autónomas. Ojo, sino podrán ser sancionados con multas que van desde los 300 hasta los 6.000 euros, dependiendo de su gravedad. Por ejemplo, se considera falta leve no anunciarlo y grave no presentar el certificado en la CC.AA.

¿Qué técnicos son los cualificados? Los certificados los realizarán los técnicos certificadores ya homologados y aquellos que en el futuro reciban formación del IDEA -Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía-, que calificarán la vivienda en una escala de la A a la G. Sus honorarios variarán en función de los metros del inmueble y ‘del libre mercado’, pero para hacerse una idea, un piso de unos 100 m2 rondará los 200 euros a lo que habrá que añadir las tasas de la correspondiente CCAA -cada una determinará las suyas- que lo registrarán y emitirán la etiqueta energética correspondiente.

¿Afecta a esta ley a quien ya tiene alquilado su piso? No, la ley establece la obligatoriedad para los inmuebles que se ofrezcan para su venta o alquiler a partir del 1 de junio.